¿Cuáles son algunos conceptos erróneos sobre el cuidado personal?

by ohcans official

¿Por qué el cuidado personal se considera egoísta?

El cuidado personal es tomarse el tiempo para nutrir y recargar su cuerpo, mente y espíritu a través de actividades como dormir lo suficiente, comer alimentos saludables, hacer ejercicio, dedicarse a pasatiempos y establecer límites. Sin embargo, la sociedad suele etiquetar injustamente el cuidado personal como egoísta por varias razones:

En primer lugar, existe la idea errónea de que centrarse en sus propias necesidades significa que no le importan las necesidades de los demás. De hecho, tomarse un tiempo para el cuidado personal le permite estar más presente y comprometido con los demás en lugar de agotarse. No es un signo de indiferencia sino de autoconciencia.

En segundo lugar, las prácticas de autocuidado como masajes, tiempo libre, vacaciones, etc. a veces se consideran indulgencias extravagantes más que necesidades. Pero el descanso, el disfrute y el lujo también son necesidades humanas válidas, no sólo trabajo y deber. Permitirse actividades placenteras no es una falla moral.

En tercer lugar, para las mujeres, especialmente las madres, persisten las expectativas de ser cuidadoras incansables y desinteresadas. Hacer de su propio bienestar físico y mental una prioridad sobre las necesidades de los demás se considera como eludir sus deberes de crianza. Pero las madres también merecen atención.

En cuarto lugar, tomarse un tiempo para el cuidado personal podría significar no realizar el trabajo o no cumplir con las expectativas de la familia, los empleadores, etc. Esto induce a la culpa y la vergüenza. Sin embargo, debemos desafiar la noción de que el cuidado personal siempre debe ser lo último.

En quinto lugar, muchas personas carecen de ejemplos parentales, comunitarios o sociales de hábitos saludables de autocuidado que sigan como modelo. El cuidado personal no se presenta ni se enseña como una parte normal de la vida. Pero debería serlo.

Finalmente, agregar un cuidado personal regular significa cambiar prioridades y hábitos, a lo que algunos se resisten. Sin embargo, el cambio no es intrínsecamente malo si conduce a una mejor salud física y mental.

Replantear el cuidado personal como un alimento esencial en lugar de una indulgencia egoísta es clave para combatir las percepciones erróneas. Cuidarte a ti mismo, en última instancia, te permite cuidar mejor a los demás.

¿Cómo practican los psicólogos el autocuidado?

Cuidarse física y mentalmente implica un esfuerzo continuo y una planificación cuidadosa.

Los psicólogos se dedican al autocuidado para evitar el agotamiento y la fatiga por compasión en su trabajo emocionalmente exigente. A continuación se muestran algunas formas en que los psicólogos pueden practicar el cuidado personal con velas y pasatiempos diarios:

Encender velas aromáticas como lavanda o manzanilla crea un ambiente relajante para relajarse después de emotivas sesiones con los clientes. El cálido brillo y los aromas calmantes brindan comodidad y tranquilidad. Reservar 10 minutos después del trabajo para simplemente respirar y centrarse con una vela es poderoso.

Mantener las horas de trabajo contenidas es clave. Desconectarse completamente fuera del trabajo permite a las personas reponerse. Establecer límites es esencial. Actividades como caminar en la naturaleza, escuchar música, bañarse, meditar o escribir un diario permiten que las personas se descompriman. Las personas necesitan practicar la autoconciencia construyendo una relación más sana con ellas mismas.

Socializar con sus seres queridos refuerza los sentimientos de apoyo. Ya sea compartir una comida, ver una película, asistir a una clase de yoga o jugar juegos de mesa, conectarse con familiares y amigos equilibra el exigente trabajo de asesoramiento.

Está científicamente demostrado que participar en movimiento y ejercicio mejora el estado de ánimo y reduce el estrés. Las personas deben dedicar tiempo a las actividades físicas que disfruten, como bailar, andar en bicicleta o nadar. Las endorfinas alivian la ansiedad y la depresión.

Buscar pasatiempos y pasiones creativas proporciona una salida emocional y una sensación de alegría. Cocinar, fotografiar, hacer jardinería, tocar un instrumento: cualquier actividad que sumerja a las personas en el flujo creativo restaura el espíritu.

En primer lugar, es absolutamente necesario que las personas establezcan límites claros y limiten las horas de trabajo. Es decir, tener un equilibrio entre vida laboral y personal por separado. Por ello, es recomendable tener una lista de contactos diferente para tus compañeros de trabajo y otra para familiares y amigos. Sea disciplinado y desconéctese completamente fuera del horario laboral para renovar su espíritu. Evite revisar correos electrónicos o atender llamadas durante su tiempo personal.

En segundo lugar, recomendaría participar en actividades que le ayuden a descomprimirse emocionalmente después de sesiones intensas o emocionales con el cliente. Enciende una vela de aromaterapia, date un baño tibio, medita o sal a caminar por la naturaleza para calmar tu mente.

En tercer lugar, dedique tiempo cada día a una actividad que le resulte creativamente satisfactoria, como escribir, pintar, hacer música o hacer jardinería. Sumérgete en el proceso creativo únicamente por placer y contrarrestar el agotamiento.

Cuarto, cuide su salud física mediante el ejercicio, un sueño adecuado y una alimentación saludable. Mantener buenos hábitos físicos aumenta la resiliencia mental. Encuentre actividades que desee, como yoga, ciclismo o entrenamiento de fuerza.

Quinto, manténgase conectado con su sistema de apoyo pasando tiempo de calidad con sus seres queridos. Comparta comidas, asista a eventos, viaje juntos cuando sea posible. La conexión social es reconstituyente. Puede compartir su viaje personal con su círculo cercano y conectado.

En sexto lugar, realice prácticas de atención plena como la respiración profunda, la meditación o llevar un diario diariamente para desarrollar la autoconciencia y controlar el estrés. Haz de esto un pilar de tu bienestar.

Por último, recuerde que el cuidado personal es una necesidad, no un lujo. Prioriza el cuidado de ti mismo con el mismo enfoque que le das a los clientes. Un baño de burbujas a la luz de las velas puede ser tan importante como una sesión de asesoramiento.

¿Cuáles son algunos conceptos erróneos sobre el cuidado personal?

La creencia de que el cuidado personal o el amor propio son “egoístas”.

La sensación de que el cuidado personal es complicado o requiere mucho tiempo. El cuidado personal puede ser un vaso de agua.

La suposición de que los límites te vuelven difícil o rígido.

La noción de que tener claro lo que debes esperar de los demás significa que eres quisquilloso o desafiante.

Sentir ganas te vuelve exigente o irrazonable.

La sensación de que tener necesidades te convierte en una carga o demasiado.

Que cualquier forma de autocuidado, como descansar, darse tiempo, darse espacio, es algo que te tienes que ganar o merecer.

Ese autocuidado es sólo para mujeres.

Ese autocuidado es todo lo que se siente bien. Las cosas que son perjudiciales para su salud a largo plazo no son cuidados personales, incluso si se sienten como un placer.

Ese autocuidado es caro. Tomar una decisión difícil, tomar una siesta o descansar de las redes sociales es gratis.

Que amarte a ti mismo implica una elección y que estás sacrificando a quien te ama para ponerte a ti mismo en primer lugar. (De hecho, te estás poniendo en un lugar donde puedes dar lo mejor de ti a los demás, en lugar de mostrarte resentido, amargado y agotado.

Desmentir conceptos erróneos comunes sobre el cuidado personal

El cuidado personal no es sólo disfrutar de tus actividades favoritas cuando quieras. Cambia día a día según tus necesidades, incluso si eso significa realizar tareas poco atractivas que reducen el estrés.

No es necesario gastar dinero en productos y servicios de cuidado personal. Muchas prácticas efectivas como la respiración profunda, la gratitud y la autoaceptación son gratuitas. Si el dinero escasea, el cuidado personal se vuelve más difícil, pero aún es posible.

El cuidado personal no tiene por qué llevar mucho tiempo. Pequeñas prácticas diarias como descansos breves, alimentos nutritivos y tecnología limitante se integran perfectamente en las obligaciones. O programe actividades más largas si necesita ese tiempo libre.

El cuidado personal es preventivo, no sólo una recompensa por el trabajo duro. Hágalo para evitar problemas y no solo cuando esté abrumado. Mereces cuidarte siempre, no sólo cuando “te lo ganas”.

Evite pensar en todo o nada sobre la duración del cuidado personal. Incluso las prácticas breves tienen valor. Si surge el perfeccionismo, reconozca y desafíe esa mentalidad inútil.

El cuidado personal es esencial, no opcional. Cuando estamos ocupados, el cuidado personal nos da energía para completar las tareas. Conviértalo en una actividad preventiva regular, no en lo primero que se caiga.

Practicar el autocuidado ayuda pero no garantiza una buena salud mental. Aún así, busque ayuda adecuada para cualquier problema de salud física o mental.


Dejar un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


Entradas populares

How to Chose The Beat Wax Melter - ohcans

Explora más